El Convento de Santo Ecce-Homo es un convento dominico y está ubicado a unos 15 KM de Villa de Leyva (En realidad está ubicado en Sutamarchán). Fundado en 1620, debe su nombre al cuadro de Santo Ecce-Homo traído de España por Juan tras el saquero de Roma por el soldaddo Juan Mayorga Salazar.

Inicialmente fue ideado como una casa de reposo, luego se convirtió en monasterio y finalizó su construcción en 1695.  Durante la  guerra de Independencia expulsan a los frailes, quienes vuelven sólo hasta 1868.  En 1909 el famoso cuadro fue trasladado a Sutamarchán, en donde permanece actualmente.

Llegamos al valle del Eccehomo, pueblito miserable que tiene un convento de los dominicos, abandonado hace muchos años. Todo lleno de musgo, de parásitas, de silencio, de ruidos misteriosos, de pasos que resuenan bóvedas, de construcciones derruidas de largos y oscuros corredores, de lagartos y ranas, de murciélagos y búhos que habitan en las grietas de las ruinas. Lo recorrí solo buscando alguna inscripción, algún cuadro, alguna cosa que diese luz sobre el origen, fundación e historia de aquel cadáver abandonado. Ninguna alma viviente encontramos allí. Así que nos apoderamos de las casas para pasar la noche.  Tomas Cipriano de Mosquera, 1840.

En 1998 es declarado patrimonio nacional.  El convento tiene una ubicación privilegiada y es un típico claustro de la época colonial de estilo mudejar. Se le llama Monumento Universal del Silencio y fue finalista de las 7 maravillas de Colombia escogidas por El Tiempo en 2007.

El Convento es un lugar mágico donde conviven diferentes épocas y es como una capsula del tiempo que nos permite viajar a épocas coloniales y devolvernos siglos atrás en el tiempo.  El cementerio adosado al convento es muy interesante, las bibliotecas y las exhibiciones con ejemplos de la vida monástica nos acercan a su historia.  El arte religioso es muy interesante, en especial un cuadro de Jesucristo que parece que tuviera los ojos abiertos y cerrados.

Tambien se encuentra cerca un Museo de Astronomía.

Convento de Santo Ecce-Homo

Comentarios