A los colombianos nos gusta la variedad. Basta con examinar los platos típicos de las diferentes regiones del país para percatarse de eso; ¿Busca tres variedades de papa en una sopa? Cómase un Ajiaco, ¿5 tipos de carne y 5 carbohidratos en un mismo plato? Se le tiene la Bandeja Paisa. ¿Igual sustancia y más vegetales? ¡Venga a la Villa a comer Mazamorra Chiquita! Y si -como es de esperar- su exigencia traspasa los límites del paladar, este artículo le va a encantar.

Por ahí leímos que este pueblito de alrededor de 16000 habitantes se precia de tener el mayor número de restaurantes por habitante en el país, una oferta gastronómica que va desde la comida típica hasta la internacional, pasando por vegetariana, ecológica y fusión. ¡Y hasta ahora, de nuestros visitantes solo hemos escuchado elogios! Con esta introducción, los dejamos con nuestra selección de recomendados.

Mercado Municipal

2 veces elegido como mejor restaurante de Boyacá y Santander por la Revista La Barra, este restaurante es toda una experiencia: casona típica con patio en el medio, decoración chic, horno para cocción bajo tierra y un menú fantástico. ¿Qué más se le puede pedir a la vida? Los clientes recomiendan las empanadas de queso con ají de tomate de árbol, la crema campesina de arveja, los tentáculos de pulpo con papitas criollas y la tarta de coco con helado.

La Feria

El lugar ideal para matar el antojo de comida típica y hacer caso omiso (por un ratico) al colesterol. Los comensales pueden armar la picada ideala su antojo y deleitarse con el chicharrón antioqueño, las papitas criollas, la longaniza de Sutamarchán, la morcilla bogotana a la parrilla y mucho más. Y como si fuera poco, acabar el almuerzo con uno de los deliciosos postres de su pastelería. ¡Se nos hace agua la boca!

 

 

 

Tierra Buena

El pequeño y acogedor restaurante de Tina Alarcón está ubicado en Casa Quintero, sobre la Plaza Mayor. Allí se encuentra una selección de los platos más deliciosos de Boyacá y otras regiones del país con sabor a hogar. De su menú destacan la trucha en sus diferentes presentaciones, el ajiaco de tomate, el rissoto de longaniza, la sobrebarriga, las ensaladas en deliciosas vinagretas y los diferentes ajíes con sabores locales: lulo, tomate de árbol, guaquila y el famoso “teque”, una preparación tradicional que incluye repollo, ibia y remolacha.

La Ricotta

¡Italia en Villa de Leyva! De La Ricotta destacan su ambiente y decoración que transmiten calidez y la amabilidad de sus meseros. Entre los platos más sonados están la bruchetta de tomate, la pasta norma, los gnoquis con salsa cuatro quesos, el lomo en dos pimientas y una gran carta de vinos.

Mejor pizzería: Santa Lucía

Esta pizzería, gelatería y café se ha convertido en una leyenda y sitio de paso obligado para todos los viajeros. La masa de la pizza ha sido catalogada como “exquisita”, y los sabores más populares son Prosciutto y Margarita. Las lasañas y los raviolis no se quedan atrás, ¡y mucho menos las limonadas de coco y cereza! Para cerrar con broche de oro, el gelato artesanal es “de otro mundo”.

El más tradicional: Casa Blanca

Para los Villaleyvanos, Casa Blanca se asocia con nostalgia y tradición, esa casita blanca esquinera de la que salen los más deliciosos platos de la cocina nacional e internacional. Comida abundante, buena sazón y buenos precios, es el tipo de restaurante al que se va “a la fija” después de una excursión a los Pozos Azules, una sesión de senderismo o una cabalgata.  

 

 

 

 

  • Facebook

Plato gourmet recomendado: Pata de Cordero, de Don Quijote

Certificado por el gran crítico gastronómico Kendon Mcdonald, la especialidad de este restaurante especializado en comida española es definitivamente la Pata de Cordero, ¡lo que representa un gran honor en tierras villaleyvanas! Para que tengan el placer de degustar esta exquisitez, les contamos que la nueva ubicación de Don Quijote está en la calle que va de la Plaza Principal a la Iglesia del Carmen.  Anteriormente estaba en La Guaca, pero lo movieron.  Doña Custodia sigue con su restaurante!

 

A nuestros nuevos visitantes les pedimos que vayan a probar y vuelvan a contarnos, y a los más experimentados que nos dejen sus opiniones y sugerencias. Sea cual sea el lugar elegido, nuestro pronóstico es que saldrán con una sonrisa tan grande como la barriga. ¡Feliz comilona!

 

Comentarios